Colombia, México y Chile piden explicaciones a EEUU por el espionaje

ZONAS - América Latina

 

BOGOTA/BRASILIA (Reuters) - Colombia, México y Chile se han sumado al indignado coro de países latinoamericanos que ha pedido explicaciones a Estados Unidos por las informaciones de que espió a sus aliados y críticos en la región con sus programas secretos de vigilancia.Los tres gobiernos son considerados aliados de la Casa Blanca en América Latina, en donde en la última década líderes de izquierda -muchos de ellos opositores a Washington- llegaron al poder.En Bogotá, el Ministerio de Asuntos Exteriores dijo que ve con "preocupación" la información sobre laexistencia de un programa de recopilación no autorizada de datos y de interceptación de comunicaciones personales en Colombia por parte de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos."Al rechazar los actos de espionaje violatorios del derecho a la intimidad de las personas y de las convenciones internacionales en materia de telecomunicaciones, Colombia solicitará al Gobierno de los Estados Unidos de América, por intermedio de su embajador en Colombia, las explicaciones que correspondan", agregó.El periódico brasileño O Globo informó el martes de que la NSA realizó actividades de espionaje, que consideraron a Colombia, Brasil y México como prioridades.Pero las actividades de vigilancia también alcanzaron a Argentina, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Paraguay, Chile, Perú y El Salvador, según el diario.Citando documentos filtrados por Edward Snowden, el fugitivo exanalista de inteligencia de Estados Unidos, O Globo dijo que los programas de la NSA fueron más allá de temas militares en la región, al involucrar lo que calificó como "secretos comerciales", incluyendo asuntos de petróleo y energía.El presidente de México, Enrique Peña Nieto, dijo que la cancillería de su país pidió explicaciones para esclarecer las informaciones de espionaje, una acción que de confirmarse resultaría "totalmente inaceptable".México comparte una extensa frontera y una profunda relación comercial con Estados Unidos, destino de gran parte de las exportaciones manufactureras.RESPUESTAS POCO SATISFACTORIASBrasil, que creó un grupo de trabajo de varios ministerios para investigar las acusaciones de espionaje y establecer si se violó la privacidad de sus ciudadanos, citó al embajador de Estados Unidos para testificar sobre el caso.Enfrentándose a duras preguntas en una comparecencia ante el Senado, el canciller brasileño Antonio Patriota dijo que el embajador Thomas Shannon reconoció que Estados Unidos recopila datos de tráfico de correos electrónicos, pero que le aseguró que el contenido de los correos no era revisado y que la revisión no se realizaba en territorio brasileño.Patriota negó que vaya a haber cambios en las relaciones "amplias" entre Brasil y Estados Unidos y dijo que la visita a Washington de la presidenta Dilma Rousseff prevista para octubre no estaba siendo reconsiderada.Pero cuando se le preguntó si las explicaciones de Washington dejaron satisfecho al Gobierno brasileño, dijo a periodistas: "No han sido satisfactorias hasta ahora".Brasil es el mayor socio comercial de Estados Unidos en Sudamérica y la potencia latinoamericana estudia la posible compra de cazabombarderos estadounidenses valuada en miles de millones de dólares.Un senador dijo que Brasil debería ofrecerle asilo a Snowden por brindar información de vital importancia para la seguridad nacional del país. Otro senador dijo que Snowden debería obtener la nacionalidad brasileña.MAS Y MAS QUEJASDesde Santiago, el Gobierno de Chile rechazó la vulneración de la privacidad de las redes de comunicación, además de condenar las prácticas de espionaje."Sin perjuicio de que se procurará verificar la autenticidad de dichas informaciones, en cuyo caso se solicitarán las explicaciones que corresponda, Chile no puede sino condenar firme y categóricamente las prácticas de espionaje, cualquiera sea su origen, naturaleza y objetivos", precisó una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores.La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, se había declarado sorprendida el martes por las revelaciones de espionaje de Estados Unidos en América Latina e instó a sus colegas de Mercosur -al que pertenecen también Brasil, Uruguay, Venezuela y Paraguay- a pedir explicaciones y a emitir un fuerte pronunciamiento en una reunión prevista para el viernes.El miércoles, el canciller del país sudamericano, Héctor Timerman, volvió a demandar a Washington una aclaración.El presidente de Perú, Ollanta Humala, quien emergió como un aliado de Washington, se había declarado preocupado.El embajador de Estados Unidos en Colombia, Michael McKinley, dijo que responderá a puerta cerrada a las inquietudes del Gobierno de Bogotá."A través de canales diplomáticos continuaremos dialogando sobre este tema", dijo McKinley a la emisora W Radio.El diplomático sostuvo que entiende la preocupación del Gobierno colombiano, pero aseguró que Estados Unidos, al igual que otros países, recopila información sobre temas de seguridad y ataques terroristas."El hecho es que las revelaciones son dañinas para las metas importantes de seguridad nacional", afirmó.Colombia es considerado un importante aliado militar y diplomático del Gobierno de Washington en la región después de más de una década de operaciones conjuntas contra la guerrilla izquierdista y las bandas de narcotraficantes, que han causado daño a las economías de ambos países.Se cree que Snowden está negociando su salida de una zona de tránsito del aeropuerto de Moscú. Venezuela, Bolivia y Nicaragua le han ofrecido asilo al exanalista.El canciller argentino dijo que su país nunca recibió una petición de asilo por parte de Snowden.

Reuters